Ya pasado Pentecostés y acercándose la Confirmación de los jóvenes y adultos de nuestra comunidad, compartimos algunos testimonios de coordinados y coordinadores, publicada en la revista Bienaventurados del mes de junio de 2017. 


 

Como todos los años, les damos un espacio a algunos de los jóvenes y adultos que decidieron comenzar el camino de la Confirmación.

¡Los viernes 23 y 30 de junio y 7 de julio la Catedral va a estar de fiesta con casi 400 nuevos confirmandos!

Testimonios de algunos coordinadores:

Mavi Frontaura, grupo 3:

Desde mi punto de vista, Confirmación es una experiencia que marca un antes y un después en tu vida, ya sea desde el lado espiritual como en lo personal. Yo tuve la suerte de vivirlo como coordinada y ahora como coordinadora, y uno nunca deja de sorprenderse. Y así es la fe: ¡un don increíble que tenemos los creyentes, que nos llena de la manera más linda y más difícil de explicar! ¡Y lo que mayor satisfacción me da es hacer este camino con amigos en la fe!

 

Topa Resico, grupo 12:

Cuesta definir lo que es Confirmación en sí mismo. Sin embargo, es claramente observable todo lo que este camino genera en los jóvenes de hoy: jóvenes que encuentran un grupo de amigos en Jesús, en donde muestran la mejor versión de ellos mismos; creyentes que maduran su fe y la confirman. Confirmación, lejos de formatear niños a una fe de preceptos, inculca y empapa a los jóvenes los valores de su religión, y los alienta a vivir conforme a ellos por la enorme recompensa que significa vivir acorde al Amor que Jesús profesa.

 

Cata Canosa, grupo 27:

Me acuerdo tanto de cuando arranqué este camino… fue hace 4 años en Confirmación. Pero sigo teniendo muy presente cada recuerdo, cada amigo que hice, las charlas que tuve, mis coordinadores… Hoy hablo como coordinadora y me sorprende ver cómo me reencuentro conmigo misma en cada ficha que tenemos. Me veo en los chicos, en sus diversiones, sus prioridades, sus dudas. Cada uno de ellos me recuerda cómo arranqué este camino… y cómo cambié, cómo crecí en la fe, y cuánto me falta por aprender.

 

Ine Noguer, grupo 30 (Jóvenes-Adultos):

Mates, debates, juegos, apertura, confianza, risas, oración, compromiso, escucha.

Todas estas cosas surgen en el camino a la Confirmación. Cada encuentro es una nueva oportunidad para abrir el corazón y encontrarnos con Jesús Vivo en el otro, con ese Jesús que nos prometió algo más: “Recibirán la fuerza del Espíritu y serán mis testigos”.

El Espíritu, que es viento, nos da vida, nos mueve y nos empuja. Se nos da todo y nos invita a transitar la vida con amor y alegría. En esto (y en cada mate, cada risa, cada oración y escucha) todos reconocerán que somos sus amigos.

Testimonios de algunos coordinados: 

Cata, grupo 21:

Para mí Confirmación es un espacio en el que puedo ser yo misma, en el que no tengo que esconder cómo soy, cómo estoy o incluso cómo me estoy sintiendo por cualquier razón. Confirmación me brinda un momento en el que puedo reflexionar todo lo que pudo haber pasado en mi semana, poder liberar todo lo que tengo ahí dentro que tiene ansias de salir y a lo que a veces uno no le presta atención.

 

Colo, grupo 1:

Confirmación es una forma distinta de encontrarme con Dios. Durante toda mi vida busqué mejorar mi relación con Jesús y creo que con Confirmación pude hacerlo, increíblemente acompañado por un grupo de personas espectaculares que veo como amigos en Jesús y hermanos. Confirmación es un espacio para conocerte mejor a vos mismo y poder así mejorar tu relación con Dios y con quienes te rodean.

 

Cande, grupo 27:

Lo que más me gusta es ir y reírme con mi grupo, también hay muchas fichas que están buenas. Me hizo crecer más en la fe y también me ayudó a mirar diferente a Jesús. Mi grupo está bárbaro, hubo veces que tuvimos algunas fricciones con las coordinadoras; pero por suerte ya se solucionaron y estamos mejor ahora. ¡El grupo de amigos que se formó entre los coordinados me encanta!

 

Mamo, grupo 21:

Lo que más me gusta de Confirmación es el grupo que se arma. Personalmente, me hizo crecer en mi relación con los demás. Entre mi grupo generé una relación increíble y verdadera, que por ahí con mis amigos del colegio no tengo. También crecí en mi relación con Jesús. Pude conocerlo a Él de otra forma, en el otro. Cada ficha es increíble; el campamento es un punto de inflexión en el grupo, que hace que tus amigos de Confirmación pasen a ser amigos en Jesús.

 

Nelson, grupo 30 (Jóvenes-Adultos):

Estoy muy contento de haber iniciado este camino, porque me ha ayudado a crecer en mi fe con experiencias nuevas en las que me he acercado más a Jesús. Mi grupo también me ha ayudado en este camino y, además, pasamos de ser unos desconocidos a ser grandes amigos. En lo personal, es una gran experiencia para mí porque soy un colombiano que por motivos de la vida y de mi profesión está en Argentina, y elegí hacer mi Confirmación aquí porque el encuentro con Jesús no reconoce fronteras.

 

Luji, grupo 18:

Me acuerdo muy bien del primer encuentro de Confirmación. Éramos 17 personas en el aula; para mí, 16 desconocidos. Así, empecé contándoles acerca de mí a aquellos a quienes nunca antes había visto. Poco a poco, nos fuimos conociendo, hasta llegar a hoy: a esperar que llegue el lunes para vernos, para escuchar lo bueno y lo malo de la semana, para compartir el té (esa parte es la que más me gusta).

 

Santi, grupo 22:

Confirmación marcó una etapa de mi vida ya que conocí todo un grupo nuevo de amigos, me dejaron abrirme con mis temas más escondidos y aprendí a respetar la opinión de cada uno. Pero, lo más importante, es que me ayudó a volver a confiar en Jesús, a volver a tener fe, la cual había perdido hace unos años debido a pérdidas desafortunadas. Gracias a Confirmación, soy quien soy hoy.